Año II / número 16 / mayo de 2021

Propiciar ambientes adecuados
para una vida sana

En la adolescencia aparecen los cambios físicos, pero también los emocionales, de pronto las cosas buenas parecen mejores y las malas resultan intolerables; es decir, las dimensiones son variables en una misma persona; por este motivo, las psicólogas Claudia Cyrene Rivera Smith, del Consejo Ciudadano, e Irene Tovar Ortiz, del Centro de Integración Juvenil, ofrecieron a los Bachilleres elementos para enriquecer su vida cotidiana, como la disminución de conductas de riesgo en el confinamiento y solicitar la ayuda pertinente en caso de ser necesario, durante la Jornada virtual para fortalecer una vida sana.

Rivera Smith alertó que el suicidio es una situación que se incrementó debido al encierro causado por la pandemia. Informó que, según la Organización Mundial de la Salud, cada 40 segundos una persona en el mundo se quita la vida; además, es la segunda causa de muerte entre adolescentes a nivel mundial. “En nuestro país, un suicidio ocurre cada 84 minutos; de ahí la importancia de abordar temas de salud emocional.” Agregó que también el miedo y la ansiedad son las emociones que han aumentado, lo cual, aseguró, es normal y hasta saludable –a diferencia del suicidio–, porque nos alertan de los peligros y nos ayudan a tomar la decisión de no hacer determinadas cosas, como reunirnos con otras personas, por ejemplo.

ambientes vida sana img1

Claudia Rivera explicó que entre los factores de riesgo a los que debemos estar atentos, se encuentran el diagnóstico de algún trastorno emocional, como depresión, baja autoestima, consumo de sustancias adictivas, enfermedades crónicas, sentimientos de desesperanza, expresión de deseos de morir, alteraciones del sueño, aislamiento, rabia y enojo. Ello se puede contrarrestar, señaló, con factores de protección, como redes de apoyo y de soporte emocional, acceso a tratamiento psicológico, hábito por el ejercicio e higiene del sueño y adopción de actividades agradables para regular las emociones, por ejemplo, escribir, dibujar y escuchar música. Refiriéndose a las personas en situación especial dijo: “Deben estar a gusto con el mundo que los rodea y reconocer las capacidades propias para resolver los problemas que llegan a su vida”.

Claudia Rivera explicó que entre los factores de riesgo a los que debemos estar atentos, se encuentran el diagnóstico de algún trastorno emocional, como depresión, baja autoestima, consumo de sustancias adictivas, enfermedades crónicas, sentimientos de desesperanza, expresión de deseos de morir, alteraciones del sueño, aislamiento, rabia y enojo. Ello se puede contrarrestar, señaló, con factores de protección, como redes de apoyo y de soporte emocional, acceso a tratamiento psicológico, hábito por el ejercicio e higiene del sueño y adopción de actividades agradables para regular las emociones, por ejemplo, escribir, dibujar y escuchar música. Refiriéndose a las personas en situación especial dijo: “Deben estar a gusto con el mundo que los rodea y reconocer las capacidades propias para resolver los problemas que llegan a su vida”.

ambientes vida sana img2

La especialista del Centro de Integración Juvenil precisó que los procesos adictivos tienen relación con las emociones, pues se observa una elevada comorbilidad, es decir, hay una coexistencia de dos o más enfermedades en un mismo individuo. Es el caso del consumo de drogas, agregó, pues se une al concepto de evasión, probablemente debido a las emociones generadas por sentimientos que el individuo se niega a sentir.

Tovar Ortiz enfatizó la pertinencia de tener la habilidad para identificar emociones, nombrarlas y analizar su relación con los pensamientos y conductas, por ejemplo, “me siento triste porque terminé con mi pareja, por eso no puedo concentrarme”. Es necesario estar consciente del problema y cultivar estados emocionales que contribuyan al bienestar, afrontar las situaciones que se viven a diario, pues de eso depende la estabilidad emocional, finalizó.

Durante la ponencia, se proporcionó la línea telefónica de seguridad y chat de confianza del Consejo Ciudadano: 55 5533 5533, al que se puede llamar si se tiene la necesidad de ser escuchado, y otra línea 55 4555 1212 para buscar apoyo entre adolescentes.

Raúl Zamudio, director de Evaluación, Asuntos del Profesorado y Orientación Educativa, agradeció la participación de las especialistas y reiteró el compromiso del Colegio de Bachilleres de proporcionar las herramientas necesarias para fortalecer el bienestar físico y emocional de sus estudiantes.

Autor
Colegio de Bachilleres
Fecha de publicación
mayo de 2021
Calendario escolar
2020-2021
Gaceta en línea
Número 16
Número 16 mayo 2021
Gaceta en línea

Número 16

mayo 2021

Imprimir nota
Ver nota en