Año II / número 16 / mayo de 2021

Fortalecimiento académico y emocional en los jóvenes

En apoyo a los padres de familia para que sepan reconocer las situaciones de riesgo psicosocial que enfrentan las y los adolescentes y promover factores de protección entre la comunidad escolar, el 29 de abril, se llevó a cabo el webinar intitulado Diálogo entre madres-padres de familia y especialistas, a través de Youtube.

En la primera parte de este evento a distancia participaron las especialistas Araceli Juárez, trabajadora social del centro de Salud Jóvenes Impulso, quien abordó el tema El rol de madres y padres en la preservación de la salud mental y física de las adolescentes, y la doctora Carolina Santillán, de la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala, misma que disertó sobre La prevención del suicidio. Intervención dirigida a padres de familia (causa y factores protectores). Por su parte, las madres de familia Patricia Monroy Mendoza y Giovanna Plata Flores —quienes tienen hijos que cursan 6º y 4º semestre, respectivamente, en el Plantel 15 Contreras— son quienes representaron a los tutores y charlaron sobre sus inquietudes con las ponentes. En su intervención, Araceli Juárez señaló que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que la salud es el completo estado de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedad. Por tal motivo, la salud mental en estos tiempos ha jugado un papel importante porque es un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva, fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. Recalcó la importancia de no minimizar los cambios de comportamiento en los jóvenes y evitar decir frases como “no es para tanto”, “sólo es para llamar la atención”, “ya se te pasará” o “cuando crezcas lo comprenderás”, pues —en caso de haber algún problema— lo dejamos avanzar en vez de actuar.

img2

La trabajadora social aseguró que en la actualidad los roles de la sociedad están cambiando y que requieren negociación por parte de las familias, ya que se van adaptando a las nuevas estructuras. El rol como tal, se conoce como el conjunto de comportamientos y normas de una persona como actor social, que adquiere y aprende de acuerdo con el estatus en la sociedad; conducta esperada según el nivel social.

Algunos roles resultan más complejos y las interacciones entre sus miembros ya no ofrecen la claridad del reparto de funciones que era característico de la familia nuclear. Por ello, hay diferencias como el rol asignado, necesitado por el grupo que puede ser o no asumido por el sujeto; el rol complementario, que es aquel que se da en función de otros roles designados a los integrantes del grupo y tiene la finalidad de guardar una posición ya sea positiva o negativa; el rol asumido que se le adjudica a un sujeto y que es necesitado por un grupo; el rol suplementario, el cual se da en función a la competencia en un grupo y que afecta de manera tangible el buen logro de la tarea.

img3

En su ponencia La prevención del suicidio, la doctora Carolina Santillán dijo a la comunidad de padres de familia que es primordial estar atento al comportamiento de sus hijos ya que la pandemia ha causado estragos en toda la sociedad y los jóvenes no son la excepción, pues se han sometido al confinamiento y, por consecuencia, a la reducción del contacto interpersonal, lo que ha provocado que algunos experimenten un gran número de escenarios desoladores que pueden llevarlos a poner punto final a todo. En este sentido, la OMS reconoce que el suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años de edad, por lo que recomendó a los padres de familia estar atentos a comportamientos como aislamiento social, baja tolerancia a la frustración, ansiedad, estrés, inseguridad y emociones negativas. Enfatizó que las personas con depresión no siempre manifestarán signos ni tendrán control sobre ellos cuando comiencen a surgir. Deben estar conscientes de que las personas no siempre buscarán ayuda en caso de necesitarla, porque la salud mental requiere esfuerzos de todos como sociedad.

La especialista precisó que una de cada diez personas ha sufrido depresión y el 28 por ciento de las personas adultas ha sufrido de algún trastorno en su vida. A los tutores los hizo conscientes de que son el modelo de conducta a seguir por sus hijos, por lo tanto, es en el hogar donde deben aprenderse las habilidades para afrontar las decepciones, las dificultades en el control emocional y para la resolución de problemas. Es conveniente que los padres incluyan a los jóvenes en la toma de decisiones y que hablen con claridad de la pandemia y lo que acontece en nuestra sociedad actual.

Carolina Santillán recomendó buscar ayuda psicológica en caso de ser necesario y de preferencia llevar un diario donde los padres registren los cambios que noten en sus hijos para que, al llegar con un psicólogo, tengan los elementos necesarios para iniciar la atención, siempre y cuando exista el compromiso del paciente. También aconsejó a los tutores la lectura del libro Adolescentes desafiantes y rebeldes. 10 pasos para solucionar los conflictos y mejorar la convivencia, de Russell Barkley.

img4

En la segunda parte del webinar, Ángel Limón Chayres, de la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, expuso el tema: El rol de madres y padres en la prevención de la salud mental de las adolescencias, donde destacó la importancia de la crianza positiva.

Limón Chayres urgió a los padres de familia a brindarles a sus hijos una construcción de su futuro a partir de conocer qué es lo que ellos quieren, ya que en la actualidad hombres y mujeres tienen oportunidades distintas, pero deben tomar las decisiones correctas y ser responsables, tener pareja es una de ellas. Al respecto, agregó que los jóvenes deben aprender que “amar es la aceptación y construcción de la pareja”, por lo que cuando viene el fin de la relación, deben vivir su duelo y reconstruirse, pues ello también forma parte del amor.

img4

En otro orden de ideas, mencionó que —dado que los adolescentes buscan su independencia—, los padres tienen la obligación de crear responsabilidad sobre la identidad que sus hijos se forjan y hacerlos conscientes de que un error podría arruinar su vida para siempre. No obstante, también es fundamental dejar que caigan para que se levanten por sí mismos, ya que —aseguró— no estamos para resolver sus problemas, sino para apoyarlos.

El especialista hizo hincapié en que los hijos replican la conducta de sus padres, por lo que es preciso que los tutores se autoevalúen y evalúen a sus hijos para que tomen buenas decisiones en aras de una crianza positiva, es decir, la formación de sujetos responsables de sus actos.

En uso de la palabra, Jessica Díaz García, representante del Consejo Ciudadano, abordó el tema La violencia intrafamiliar como factor de riesgo emocional. Señaló que la violencia se aprende, tiene una intención y se puede presentar en los ámbitos familiar, laboral o escolar.

Abundó en que la violencia intrafamiliar es el delito con mayor incidencia en la Ciudad de México y se incrementó a partir del confinamiento, además de que se ha normalizado y tolerado, de ahí la importancia de fundamentar la convivencia en el vínculo amoroso, el fomento de la autonomía, la comunicación y la confianza.

Comentó que existen variantes de la violencia familiar: física, psicoemocional, patrimonial, sexual y económica, que nunca se presentan solas y traen consecuencias para quien la padece como agresividad, dificultad para la interacción social, falta de habilidades sociales y empatía, problemas de autocontrol, baja autoestima, poca tolerancia a la frustración, bajo rendimiento escolar y bullying. También puede traer conductas de riesgo como deserción escolar, embarazo adolescente, riesgo suicida y uso y abuso de sustancias adictivas. Por ello, Jessica Díaz invitó a los padres de familia a educar en habilidades para la vida como: manejo de límites, comunicación asertiva, empatía, resolución de conflictos, reconocimiento y manejo de emociones y construcción de redes de apoyo.

Raúl Zamudio González, director de Evaluación, Asuntos del Profesorado y Orientación Educativa del Colegio de Bachilleres, puntualizó que este webinar es el reflejo del interés por estrechar nexos entre los integrantes de la familia Bachiller: docentes, administrativos y directivos, donde el aprendizaje de la comunidad estudiantil es su principal objetivo, sin dejar de lado su bienestar académico, físico y psicológico. Asimismo, admitió que la tarea institucional no podría estar completa sin la participación de los tutores y reconoció que la pandemia ha dejado al descubierto muchas situaciones donde se valora aún más la labor de los docentes, aunque seguimos enfrentando las dificultades del confinamiento, de ahí la necesidad de estrechar la participación y cooperación entre familias e institución educativa.

Autor
Colegio de Bachilleres
Fecha de publicación
mayo de 2021
Calendario escolar
2020-2021
Gaceta en línea
Número 16
Número 16 mayo 2021
Gaceta en línea

Número 16

mayo 2021

Imprimir nota
Ver nota en