Año II / número 17 / junio de 2021

Profesores reflexionan y comparten
experiencias exitosas en el uso de las TIC

Colegio de Bachilleres

Es un hecho que durante este año de confinamiento los profesores del Colegio de Bachilleres han demostrado que su ingenio, compromiso y preparación les ha dado el impulso necesario para llevar a cabo con éxito sus nuevas prácticas docentes en la modalidad virtual. Por ello, del 23 al 25 de junio, la Dirección de Planeación Académica organizó el Foro académico A un año de la pandemia y el uso académico de la tecnología, con la finalidad de ofrecer un espacio para socializar, reflexionar y compartir experiencias en el uso de las TIC y las prácticas docentes efectivas implementadas en el proceso de enseñanza en esta modalidad de trabajo.

Al inaugurar los trabajos de esta sesión virtual, el director del Colegio de Bachilleres, Remigio Jarillo González, señaló que la pandemia obligó a construir nuevos entornos digitales que han alcanzado a todos en el ámbito profesional y personal. Reconoció que existen diversos retos que como institución debemos afrontar con miras a la construcción de una nueva normalidad, por lo que estos espacios son indispensables para intercambiar las experiencias, descubrimientos y creaciones que los profesores, jefes de materia y subdirectores de plantel generaron para atender a sus estudiantes y contar con herramientas que enriquezcan la perspectiva del trabajo presencial en el Colegio.

Remigio Jarillo González/ Pamela Manzano Gutiérrez

En la mesa “Uso académico de las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje”, celebrada el 23 de junio, Iván Alfadir Gutiérrez Pacheco, docente Plantel 11 Nueva-Atzacoalco, habló sobre Modelos de enseñanza-aprendizaje y criterios didácticos en la educación básica, y enfatizó las grandes diferencias de los entornos presencial y virtual, ya que mientras en el primero hay una interacción directa, cuenta con un espacio asignado y delimitado, tiempos específicos y el uso de las TIC es un recurso, en el entorno virtual la interacción es indirecta y mediada, no existe un espacio de estudio delimitado, hay tiempos libres y las TIC fungen como medio. Al citar el artículo “Modelos pedagógicos y teorías del aprendizaje en la educación a distancia”, de Verónica García Martínez y Angélica María Fabila Echauri, recomendó ajustar los modelos heteroestructurantes (centrados en el docente), autoestructurantes (centrados en el alumno) e interestructurantes (que contemplan el aprendizaje como un proceso activo) para lograr mejores aprendizajes, así como mayor retención de la información por parte de los Bachilleres. En este sentido, sugirió algunos criterios didácticos, como el uso de recursos multimedia, facilitar el acceso y manejo de los materiales de estudio, ofrecer tiempos de entrega espaciados y claros, temáticas claras y puntuales, tiempos de trabajo sincrónico y asincrónico, tener interactividad constante y dar seguimiento vía chat en horario asincrónico.

En su ponencia Uso académico de las Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento en el proceso de enseñanza-aprendizaje durante el confinamiento, la profesora del Plantel 1 El Rosario, María Patricia Rodríguez Hernández, mencionó que existen distintos materiales multimedia de apoyo, como videos, textos, hipertextos e hipermedios que ofrecen la posibilidad de habilitar preguntas que guíen a los jóvenes sobre lo que los profesores desean que aprendan de ese recurso. Hizo hincapié en la importancia de favorecer el progreso en la comprensión de los contenidos con cuestionarios que promuevan la investigación; así, el docente forma un espacio de diálogo e interacción con sus estudiantes y se obtienen los contenidos esenciales. Al respecto, exhortó a sus compañeros académicos a ser puntuales en sus sesiones virtuales, explicar un solo tema, no hacer un monólogo, preguntar procedimientos y resultados, dejar tareas relacionadas a lo que se explicó y avisar en caso de ausencia.

Rodríguez Hernández sugirió que después de la videoconferencia, los alumnos tienen dos opciones para dar evidencia de su trabajo: que tomen una foto y la suban o a través del formulario de la G Suite. En la primera, el docente debe corregir los errores más comunes para que sus alumnos las apliquen y suban el archivo; mientras que en el formulario, los Bachilleres participan dictando los procedimientos que siguieron y corrijan; sin embargo, una vez realizado el formulario, ya no pueden hacer otro.

María Patricia Rodríguez Hernández/Iván Alfadir Gutiérrez Pacheco

En uso de la palabra, Alejandra Sofía Ruiz Arellano, docente Plantel 11 Nueva Atzacoalco, recalcó que, en su caso, la mejor opción para dar continuidad a su labor fue el e-learning, es decir, el diseño, desarrollo y evaluación de una acción formativa que se lleva a cabo íntegramente en línea, porque posee cuatro características principales: informativa, comunicativa, práxica, tutorial y evaluativa, de tal suerte que es posible que los docentes se valgan de textos, videos, audios, enlaces, videoconferencias, foros, actividades, retos, debates y presentaciones, además de realizar supervisiones, retroalimentaciones y acompañamientos para desempeñarse con éxito. En este sentido, señaló que la plataforma que más se ajustó a sus necesidades profesionales fue la G Suite de Google, que le permitió enviar y recibir correos, gestionar sus clases en línea, almacenar archivos y crear copias de seguridad en la nube, realizar videollamadas y webinars, programar reuniones y crear páginas y blogs, entre otras bondades. Afirmó que algunas apps que utilizó con sus estudiantes fueron WhatsApp, Canva, Site 123, Filmora, Tik Tok, Moviemaker, Audacity, Lucidpress, Flipsnack y Genally.

Aspectos afectivos y emocionales

Durante el segundo día del Foro Académico, en la mesa “La empatía y otras habilidades socioemocionales”, los profesores participantes socializaron, reflexionaron y compartieron sus experiencias en las TIC y las prácticas docentes afectivas y conminaron a sus colegas a tratar de entender las diferentes circunstancias por las que atraviesan sus alumnos, así como comprender su mundo emocional y ser más tolerantes.

En su oportunidad, Tamara Escobar Gómez, profesora del Plantel 6 Vicente Guerrero, precisó que en todo momento el docente debe ser empático con sus alumnos y tratar de entender otras perspectivas y sentimientos diferentes a los propios. Esta capacidad, dijo, es básica para construir puentes entre los alumnos y sus docentes, y de esta manera trabajar conjuntamente y construir una empatía multidireccional con los demás sectores del proceso educativo, como estudiantes, autoridades y padres de familia, a través de una responsabilidad compartida para desarrollar el compromiso necesario de los lobos grises.

Jhibram de Jesús López Dávila, docente del Plantel 12 Nezahualcóyotl, durante su participación intitulada “La empatía y otras habilidades socioemocionales en las clases virtuales durante el confinamiento”, reconoció que una habilidad incluye que se tenga la cualidad o talento para algo, una acción expresada que indica producir, causar u ocasionar, además de ejecutar con cierta pericia, la cual se puede afinar. Por otro lado, señaló que las habilidades básicas son las conversacionales y de percepción mientras que las avanzadas son las respuestas sociales específicas, en las que se tienen que considerar diferentes factores que pueden perjudicar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos por lo que se debe dar un voto de confianza a los educandos.

María Patricia Rodríguez Hernández/Jhibram de Jesús López Dávila

Por su parte, Adrián Gustavo Jiménez Altamirano, jefe de materia de Lenguaje y Comunicación del Plantel 12 Nezahualcóyotl, participó con el tema “Empatía, habilidades socioemocionales y lazos afectivos”, donde enfatizó que el discurso educativo es un vehículo para el acercamiento con el alumno. Es decir, en la medida en que la institución en su conjunto tenga la capacidad de acercarse a los jóvenes para generar la confianza que se ha perdido, será fundamental para que el alumno pueda trabajar adecuadamente. Sostuvo que dentro de la virtualidad y asertividad como mecanismos para mejorar la calidez entre docentes y estudiantes, es importante ser asertivo en el discurso para que, en el futuro, se convierta en una actitud de vida. Las características de los estudiantes y sus necesidades, así como las de los profesores ayudarán a que juntos trabajen de una forma más cómoda y el resultado académico será más favorable. “En estos tiempos, el lenguaje afectivo es de suma importancia para lograr un proceso de enseñanza aprendizaje real; si logran alumnos felices propician una escuela para aprender, no para aprobar; desde el inicio se debe dejar claro que lo que se busca es el aprendizaje”, reconoció Gustavo Jiménez, y agregó que si los jóvenes se sienten contentos con lo que hacen y encuentran utilidad al trabajo que desarrollan en el aula, ellos mismos hallarán los caminos para seguir aprendiendo y notarán la relación entre las distintas asignaturas. “Es la transversalidad que tanto buscamos como institución”, apuntó.

Durante la mesa “¿Cómo prepararnos para un esquema mixto de trabajo?”, realizada el 25 de junio, Laura Stephanie Flores Castro, profesora del Plantel 10 Aeropuerto, reconoció que los docentes se enfrentaron a problemas de distinta índole, especialmente a la desigualdad educativa y la pérdida de seres humanos.

Resaltó que, debido a la contingencia sanitaria, para continuar con la labor docente se tuvo que migrar de la modalidad presencial a la llamada e-learning, que es un proceso de enseñanza-aprendizaje virtual, y adelantó que es probable que se impulse la modalidad b-learning en lo sucesivo, donde el aprendizaje tiene lugar por combinación presencial y virtual, cuyas ventajas son respeto por los ritmos de los estudiantes, flexibilidad de acceso a contenidos y materiales de aprendizaje, facilita la evaluación de los contenidos y tareas por parte de los profesores, promueve el aprendizaje personalizado otorgando ayuda a quienes lo necesiten, permite la flexibilidad y la individualización del proceso de aprendizaje de cada alumno y trasciende las barreras territoriales y de tiempo.

Con la finalidad de hacer más accesible la migración a la modalidad b-learning, invitó a su auditorio a utilizar herramientas que se adapten a su forma de trabajo, automatizar procesos, organizar horarios, pensar en realizar la rotación de aula virtual y presencial, ser empáticos en relación a la asistencia de los alumnos, hacer rotación de actividades e integrar herramientas digitales a su planeación.

La profesora Flores Castro también exaltó las virtudes de entornos académicos, como Edmodo, Moodle, Classroom, Teams, así como de herramientas en línea que facilitan la práctica docente como Geneally, Visme, Padlet, Prezi, Flipsnack, SketchUp y Smallpdf, por mencionar algunas. De igual manera, recomendó a sus compañeros traer siempre consigo una memoria USB con herramientas portables como Acrobat Reader, Photoshop, Illustrator, InDesign y Dreamweaver, las cuales les permitirán estar siempre en condiciones de impartir su clase dondequiera que se encuentren.

Adrián Gustavo Jiménez Altamirano/Laura Stephanie Flores Castro

Con 22 años de trayectoria académica en la institución, el profesor José Luis Zúñiga García, del Plantel 3 Iztacalco sugirió que, para prepararse para un esquema mixto de trabajo, primero, es necesario identificar las dimensiones vinculadas al regreso a clases en esta modalidad como la salud, por lo que aconsejó tener en cuenta el autocuidado que se realiza desde el hogar y respetar los protocolos que establezca el comité de salud del plantel. En segunda instancia, es preciso reconocer los espacios de trabajo presencial y en línea de los que se disponen, así como los recursos que se podrán utilizar para la realización de las actividades y la plataforma que usarán los docentes para continuar con su labor académica desde casa. Respecto a la modalidad presencial, es necesario identificar y manejar las emociones que al docente les genera el regreso a clases y conocer el estado emocional de sus estudiantes para canalizar los casos que requieran atención especial.

Con relación al aprendizaje, indicó que hay que detectar el nivel y profundidad de los conocimientos con los que llegan los lobos grises para considerar la necesidad de un periodo de nivelación académica y, posteriormente, diseñar, implementar y evaluar los escenarios de aprendizaje presenciales y a distancia. Comentó que la estrategia de enseñanza-aprendizaje mixta idónea es la llamada “aula invertida”, un modelo pedagógico donde el estudiante accede al conocimiento de forma autónoma fuera del aula. Asimismo, Zúñiga García sugirió diseñar la planeación didáctica de cada asignatura, tomando en cuenta los contextos interno y externo de los estudiantes, las características generales del grupo y conocer cuál es la forma de aprendizaje preferida por los jóvenes.

En uso de la palabra, Verónica Consuelo Escalona Avilés, jefa de materia del Plantel 18 Tlilhuaca-Azcapotzalco apuntó que los profesores de alguna forma ya estaban relacionados con el trabajo a distancia, pues tuvieron la experiencia de trabajar en el Sistema de Información Integral Académico Administrativo (Siiaa) y participaron en distintos cursos en línea a invitación del Colegio, por lo que no les fue tan complicado adaptarse a la nueva modalidad virtual de enseñanza-aprendizaje; buscaron espacios en casa idóneos para motivar a sus estudiantes y mantuvieron comunicación a través de distintas redes sociales.

Por otro lado, enfatizó que con la emergencia sanitaria por COVID-19 aprendimos que algo microscópico tuvo el poder de revolucionar al mundo entero y que somos el principal virus del planeta: “Aprendimos a valorar la vida y encontramos las herramientas adecuadas para poder salir adelante en el ámbito académico”.

La profesora Escalona Avilés preguntó a sus compañeros “¿Qué necesitas? ¿Qué te sorprende? ¿Qué te duele?”, para invitarlos a reflexionar en la importancia de su bienestar propio y hacerlos conscientes de que trabajan con seres que necesitan de su orientación y acompañamiento. “¿Cómo prepararnos para un esquema mixto de trabajo?” Déjate enseñar, escúchate, habla, escribe, lee, descubre, asómbrate, ayuda y, sobre todo, comprende al otro”, señaló.

En la clausura del foro, Laura Montalvo Díaz, secretaria general, externó su agradecimiento con los participantes por compartir sus experiencias en el uso de las tecnologías para cumplir con su función y se dijo convencida de la relevancia que tiene el diálogo entre colegas para fortalecer su desempeño y contribuir de mejor manera con el aprendizaje de sus estudiantes. Ustedes, añadió, son quienes pueden identificar con mayor facilidad sus necesidades, los retos que implica esta modalidad de trabajo y las características de sus grupos que requieren una atención diferenciada.

Autor
Colegio de Bachilleres
Fecha de publicación
junio de 2021
Calendario escolar
2021-2022
Gaceta en línea
Número 17
Número 17 junio 2021
Gaceta en línea

Número 17

junio 2021

Imprimir nota
Ver nota en