Año II / número 13 / febrero de 2021

Letras y voces

Letras y voces
Braulio Damián Sosa Castillo

Profesor del Plantel 9 Aragón

En todo conocimiento se da un binomio, el cual es esa relación en donde aparecen dos elementos que interactúan entre sí. El sujeto que es cognoscente (conocedor) y el objeto que es conocido.

Ahora bien, la base medular del conocimiento, radica en la metacognición, la cual nos puede llevar a desarrollar un pensamiento crítico y a la construcción de un conocimiento nuevo, este nos permite construir otro, y así sucesivamente, mismos que se van formando como una espiral; de hecho, esa progresión es capaz de prolongarse al infinito. La interacción de los dos elementos del binomio, inducen a la construcción de los nuevos conocimientos.

foto 1

Así pues, el conocimiento puede ser entendido de diversas formas: como una contemplación, como una asimilación o como una creación.

A lo largo del tiempo, el ser humano ha podido concebir el conocimiento como aquella información que se considera importante, esa conciencia de la información que se recibe. Y si ese conocimiento es esa conciencia, entonces quien no es consciente, no recibe conocimiento alguno. De hecho, esta aseveración es netamente cierta, ya que aquel individuo que vive en un estado de inconciencia ante su entorno, asuntos tales como: retos, dificultades, logros, éxitos y todo aquello que conlleva intrínsecamente la vida, realmente no está aprendiendo y por lo tanto no adquiere conocimientos.

foto 2 foto 3

En estos tiempos de pandemia, los seres humanos nos encontramos en riesgo de no generar conocimientos nuevos, en parte debido a una sobreinformación de los estragos de la enfermedad COVID-19, ya que de manera permanente dirigimos todo nuestro aparato cognitivo hacia esta problemática y desviamos nuestro pensamiento, principalmente hacia aquello que es negativo.

Cabe mencionar que el pensamiento implica una actividad general del sistema cognitivo, en el cual se incorporan distintos mecanismos de la memoria, la atención y las representaciones o los procesos de comprensión. En realidad, es un proceso mental de alto nivel y se apoya en los procesos más básicos, e incluye elementos funcionales adicionales como estrategias, reglas y heurísticos, es decir formas de trabajo y de pensamiento que apoyan la realización consciente de actividades mentales estrictas de manera científica y metodológica.

Si partimos de todo lo anterior, ¿será acaso la pandemia del 2020, que nos toca vivir, la gran oportunidad para poder desarrollar nuestro pensamiento crítico, así como las habilidades metacognitivas? Entendiendo estas últimas como aquellas que nos permiten dirigir, monitorear, evaluar y modificar el aprendizaje, así como el pensamiento.

Cabe destacar, que el docente se convierte en un actor activo en ese proceso de construcción del conocimiento, el cual debe tener como centro, al alumno y no a la asignatura.

Finalmente, dentro de esta concepción, el alumnado debe ser considerado protagonista de una construcción activa y no un simple ser pasivo y reactivo. Debido a que el profesor se encarga de enseñar y dirigir la construcción de los conocimientos, se debe enfatizar que esta se puede lograr mediante el uso de las tecnologías; los mecanismos de la atención, la memoria y la asimilación de las representaciones se pueden lograr sin la necesidad de trabajo presencial, requisito indispensable para aprender en los tiempos del coronavirus.


Referencias bibliográficas
  • Arancibia, V. Psicología de la educación. 2ª edición. Alfaomega. México 2007. 277 pp.
  • Ausubel, D. Y otros. Psicología Educativa, un punto de vista cognoscitivo. 2ª edición. Trillas. México. 1986, (reimp. 2006). 623 pp.
  • Bear, Mark, F. y otros. Neurociencia. Explorando el Cerebro. 3era. Reimpresión. Masson. Barcelona 2004. 662 p
  • Bruner, J.S. Desarrollo cognitivo y educación. 5ª edición. Morata. Madrid. 2004. 278 pp.
  • Coll, C. y otros. El constructivismo en el aula. 17ª edición. Graó. México 2007. 183 pp.
  • Campos, A. Pensamiento Crítico. Magisterio col. Aula abierta. Colombia 2007. 124 pp.
  • Castanedo, C. Bases psicopedagógicas de la educación especial. 5ª edición. CCS. Madrid.2006. 384 pp.
  • Deustsch, D. Bases psicopedagógicas de la educación especial. 4ª edición. Pearson. Madrid. 2003. 664 pp.
  • Espíndola, C. Fundamentos de la cognición. Pearson. México. 1996. 204 pp.
  • Fernández, H. Memoria Humana. Facultad de Psicología y Pedagogía de la USAL. Buenos Aires, 2000. 198 pp.
  • López M. Pensamiento crítico y creatividad en el aula. 2ª edición (reimp. 2006). Trillas. México. 1998. 77 pp.
  • Papalia, D. Psicología. Mc Graw Hill. México. 2006. 762 pp.
  • Pimienta, J. Constructivismo, estrategias para aprender a aprender. 3ª edición. Pearson. México. 2008. 140 pp.
  • Becerera, Castellanos J. y otros. Propuesta de Investigación en Laboratorio de Psicología Experimental. UNAM, FES Zaragoza; México 2006. 177 pp.
Autor
Colegio de Bachilleres
Fecha de publicación
Febrero de 2021
Calendario escolar
2020-2021
Gaceta en línea
Número 13
Gaceta en línea

Número 13

Febrero 2021

Imprimir nota
Ver nota en