Año II / número 15 / abril de 2021

Letras y voces

Letras y voces
Oscar Marino Castro Jiménez

Profesor del Plantel 2 Cien Metros

letras voces img 1

El ser humano no puede ser tal sin el grupo social. El colectivo social lo conforma en sus características para que pueda sobrevivir, adaptarse a su medio, aprender los símbolos de su contexto que le dan identidad, reproducirlos y transformarlos. El grupo social sólo puede satisfacer sus necesidades en grupo. La hipótesis de Tarzán es falsa, también la del ermitaño. Uno y otro no pueden sobrevivir en soledad: aquel es imposible, este primero vivió en grupo, luego se retira, pero su soledad solo patentiza su esencia social. Sin el otro, el uno no es. Nuestra esencia como seres humanos es siempre vivir en sociedad.

La asistencia del otro es vital. Sea para la producción de los materiales de la vida como en la reproducción; para que el colectivo no desaparezca es necesaria la comunicación. Así, trabajo y familia hacen humanos a hombres y mujeres. Pero es sólo gracias al lenguaje que esto es posible. El lenguaje provocó que compartiéramos ideas, objetos y comportamientos comunes.

Sin embargo, hay un fuero interno, una libertad humana que se expresa incluso en contra del colectivo al cual pertenece, voz disidente que rompe con los significados y propone otros. El grupo reacciona en contra porque violenta un proceso de afirmación. Esta ruptura define una modificación, un significado alternativo que, en lugar de destruir, nutre y recrea, posibilitando nuevas alegorías e interpretaciones.

letras voces img 2

Así, el ser humano es ser en soledad y ser con otros. En soledad, consigo mismo, en sus meditaciones y reflexiones, en su interpretación de los símbolos que manifiestan su muy peculiar manera de ser. La comprensión que haga de su mundo reflejará su modo de ser y su interpretación será una propuesta que recrea y actualiza esos símbolos, incluso proponiendo otros. Ser con otros porque los demás, el grupo, le ha enseñado al hombre el significado de esos símbolos, él es el heredero de esa cosmovisión. Es esa pertenencia lo que reflexiona y cuestiona, aceptando o modificando.

letras voces img 3

El lugar donde por excelencia ocurre esta crítica a lo establecido y donde surge esta propuesta recreadora de los símbolos es la escuela. La escuela, en su deber de enseñar los saberes oficiales, en modelar cuerpos obedientes, dóciles y sometidos a través de mostrar el conocimiento aceptado, es el espacio de repetición de rituales y mitos. Pero es también un lugar de reflexión, de lectura y de diálogo, donde aparece la crítica, la duda y la interminable búsqueda de respuestas, que a la postre, darán con réplicas no oficiales, pero tan honestas y verdaderas que expresaran lo humano del hombre y la mujer: la actitud interrogativa, la actitud exploradora, la sospecha instalada en el pecho jamás dará paz para conformarse con la verdad dada.

El colectivo social es el seno para que el hombre y la mujer se encuentren y se reconozcan, también es el espacio de una nueva aventura interpretativa de valores y símbolos, porque para eso es el lenguaje. ¿Cuál sería su razón de ser si todos entendiéramos lo mismo?

Autor
Colegio de Bachilleres
Fecha de publicación
abril de 2021
Calendario escolar
2020-2021
Gaceta en línea
Número 15
Número 15 abril 2021
Gaceta en línea

Número 15

abril 2021

Imprimir nota
Ver nota en