Diciembre de 2020 / año I / número 11

Letras y voces

Edilberto Palacios Badaracco

Docente del Plantel 16 Tlahuac

La Navidad y las celebraciones de sus evocaciones, dan ocasión para hacer un breve recorrido por los significados de su vivencia. En Mesoamérica, antes del encuentro de culturas, los habitantes se preparaban para recibir al dios Huitzilopochtli, “zurdo colibrí” o “colibrí izquierdo”, para ellos el “colibrí es el símbolo de la resurrección”. 1 Los aztecas creían que esta ave de color azul muere durante la sequía para revivir al principio de la estación de las lluvias; también, es considerado el “dios patrón de nosotros los mexicanos”. 2

huitzilopochtli

En el primer día del Panquetzaliztli —decimoquinto mes del calendario náhuatl de 365 días— se realizaba un culto para honrar el nacimiento del niño sol, el 21 de diciembre. Huitzilopochtli se retiraba hacia Mictlan durante el solsticio de invierno, es decir, en el momento en el que el Sol alcanza mayor distancia de la Tierra; desde ahí, renace representado por la diosa Coatlicue (“Naguas de culebra”)3, madre del colibrí y diosa de la Tierra.

Este renacimiento del Sol se producía en Malinalco, Estado de México, donde se realizaban celebraciones para darle la bienvenida al nuevo ciclo.

Los aztecas celebraban con toda pompa el nacimiento de Huizilopochtli y coincide con las fechas de la Navidad. Las celebraciones incluían fiestas en todas las casas en las que se obsequiaba a los invitados comida y estatuillas o ídolos pequeños hechos de maíz azul, tostado y molido mezclado con miel negra de maguey. La ceremonia comenzaba con una carrera encabezada por un corredor veloz que cargaba en los brazos una figura de Huitzilopochtli hecha de amaranto y que llevaba en la cabeza una “bandera”, pantli, que significaba ser “noble” o “señor”, tecuhtli.

La celebración se iniciaba en el Huey Teocalli (la Gran Casa del Sol) y llegaba hasta Tacubaya, Coyohacan (Coyoacán) y Huitzilopochco (Churubusco), y tiene su parangón con las posadas.

La celebración a Huitzilopochtli es un antecedente que podría explicar la facilidad con la que los nahuas aceptaron la fiesta navideña, las posadas o el nacimiento del hijo de Dios, pues la semejanza entre ambas celebraciones tiene principios similares. Con el transcurrir del tiempo y el nacimiento de nuevas generaciones, las nuevas fiestas católicas tuvieron mayor popularidad y la fiesta a Huitzilopochtli quedó en el olvido.

En sus escritos de 1541, Fray Toribio de Benavente “Motolinía”, escribió que para las celebraciones navideñas los nativos de México adornaban las iglesias con flores y esparcían hierba juncia en el piso, hacían su entrada bailando y cantando, además de que cada uno llevaba ramos de flores en la mano en clara similitud con la celebración a Huitzilopochtli. Si bien, en un principio, estas celebraciones ocurrían sólo en las iglesias, en el siglo XVIII comenzaron a trasladarse también a los barrios y a las casas, y la música religiosa fue sustituida por el canto popular.


  • 1 Laurette Séjourné, Pensamiento y Religión en el México antiguo. FCE: México (1957), p. 173.
  • 2 Pedro Carrasco, “La sociedad mexicana antes de la conquista”, en Historia General de México. Colegio de México: México (1977), p. 242.
  • 3 Ibídem, p. 243.
Autor
Colegio de Bachilleres
Fecha de publicación
Diciembre de 2020
Calendario escolar
2020-2021
Gaceta en línea
Número 11
Navidades para recordar
Gaceta en línea

Número 11

Diciembre 2020

Imprimir nota
Ver nota en